#Traducciones1: Traducir para TED

Te presento mi primera traducción para TED: Ideas worth spreading, un proyecto sin
ánimo de lucro, cuyo objetivo es la difusión de ideas. En verano ya escribí una entrada acerca del libro Born to Run (Nacidos para correr) y a través de TED he tenido la oportunidad de traducir al catalán los subtítulos de la presentación “¿Hemos
nacido para correr?”
de Christopher McDougall, el autor del libro, que expone las tesis de su obra con anécdotas fascinantes y con mucho sentido del humor. Además de recomendarte que veas la charla, subtitulada en catalán, por supuesto :-), me gustaría escribir un poco acerca del proceso de la traducción.

Sigue leyendo

Nacidos para correr

A falta de una semana para empezar las vacaciones y para el correspondiente parón bloguero, me gustaría aprovechar esta entrada para recomendar el libro que me ha tenido enganchado las últimas semanas: “Nacidos para correr: la historia de una tribu oculta, un grupo de superatletas y la mayor carrera de la historia” del periodista y corredor norteamericano Christopher McDougall , con prólogo del ultrafondista catalán Kilian Jornet.  También está disponible en catalán (de hecho, es la versión que yo he leído) “Nascuts per córrer: una tribu de superatletes i la millor carrera que el món ha vist mai”.

Si alguien te dijera que en el mundo existe una tribu de superatletas con una resistencia casi sobrehumana, ¿en qué lugar del globo la situarías? Si estás pensando en África, cambia de continente. La respuesta correcta es: “México”. Concretamente en las Barrancas del Cobre, allí es donde viven los Tarahumaras, rarámuri en su lengua,  que traducido es  algo así como “los de los pies ligeros”.

Sigue leyendo

Leer para correr

“Correr es de cobardes”. Este comentario, dicho en tono jocoso, es una de las típicas bromas que se suele hacer a los aficionados a las carreras de fondo para insinuarles de manera poco sutil que hay cosas mejores que hacer en la vida. Sin ir más lejos, yo mismo, hijo de maratoniano, pensé durante años que correr no tenía mucho sentido sino había de por medio dos equipos, dos porterías y un balón al que chutar.

Años después, en Berlín, me acostumbré a correr siguiendo la orilla del Landwehrkanal, hasta enlazar con la del río Spree y continuar hasta perderme por la inmensidad de la selva urbana del Treptower Park. Desde entonces, correr se ha convertido en una actividad importante y liberadora para mí y, a juzgar por el creciente número de amigos, conocidos y corredores que actualmente entrenamos por las calles de Barcelona, la fiebre del correr es altamente contagiosa.

Fotografia d'un corredor

“En moviment” de Traveller Su

Sigue leyendo