Se buscan Guardiolas

“Somos el centro del campo. Somos nuestra precisión. Somos nuestro esfuerzo. Somos atacantes que defienden. Somos defensores que atacan. Somos nuestra velocidad. Somos el respeto a nuestros rivales. Somos el reconocimiento de nuestros rivales. Somos cada gol que hacemos. Somos los que siempre buscamos la portería contraria. SOMOS UNO.”

Con un discurso sereno y pausado, con la convicción que se le supone a un buen líder, Pep Guardiola resume en apenas un minuto su filosofía futbolística. De Tercera División a ser considerado uno de los mejores entrenadores del fútbol mundial en tres años, la trayectoria de Guardiola como técnico es meteórica. Como jugador en Can Barça ya demostró una visión de juego extraordinaria. Ahora, desde el banquillo, ha sabido inculcar su manera de entender el fútbol a la plantilla. Siempre que tiene la ocasión, el técnico de Santpedor se esfuerza en destacar que el único camino posible para lograr la excelencia es la cultura del esfuerzo y el espíritu de equipo. Con talento y calidad individual no basta.

De momento, los resultados están de su parte y los culers, históricamente poco dados al optimismo, vivimos en una nube y celebramos cada renovación de contrato de Pep como un título más. La afición “blaugrana” le admira todavía más por ser “un home de la casa”, que siente los colores, y por su fe en el potencial de los jugadores formados en La Masia.

El mundo empresarial ha tomado nota rápidamente de este ejemplo de éxito arrollador e intenta analizar las claves del “efecto Guardiola” para explotarlo en búsqueda de beneficios. Actualmente, el técnico del FC Barcelona es un ejemplo modélico en cuestiones de liderazgo y de gestión de grupos. Han aparecido varios libros hablando de sus métodos, es un invitado de lujo en conferencias y se ha convertido en un referente en “coaching”, “teaming”, “management” y más “ings” de nuevo cuño.

En el contexto de crisis económica actual, los ejemplos de liderazgo y lucha van muy buscados, y no es de extrañar que utilicen a Guardiola como el modelo de la excelencia, el camino a seguir. Hace poco, hablando con amigos que trabajan en diferentes ámbitos, pero que coinciden en que están algo desbordados por sus volúmenes de trabajo, me decían que en sus empresas, para convencerles de que rindan al máximo les decían: “Aquí queremos Guardiolas”. O lo que es lo mismo: “Queremos que trabajéis más”. “Queremos ambición”. “Queremos compromiso y que sintáis los colores de la empresa”. Curiosamente, a ninguno le han dicho: “Te pagaremos lo mismo que a Guardiola”.

Pero al decir esto están asumiendo algo que seguramente disgustaría al técnico de Santpedor, que el éxito depende del líder y no es una tarea colectiva. También están pasando por alto algunas circunstancias que han tenido mucho que ver con los logros actuales. Por ejemplo, el modelo futbolístico del FC Barcelona se ha ido forjando durante 20 años de trabajo, en los que no todo han sido Champions y Copas. La entidad cuenta con uno de los mayores presupuestos del mundo del fútbol y entre sus efectivos están algunos de los mejores futbolistas del mundo.

Más allá de cuestiones materiales, lo interesante es observar que las directivas que han trabajado con él han confiado plenamente en él. Le han respaldado cuando al principio se cuestionaba su contratación, le han permitido rodearse del equipo de colaboradores que deseaba y han delegado en ellos todos los aspectos relacionados con la gestión de la plantilla, sin inmiscuirse. El club respeta sus decisiones, le deja trabajar y le proporciona recursos al alcance de muy pocos. Y Guardiola trabaja mucho, así es como se ha ganado la confianza de todos. Trabajando es como los jóvenes futbolistas de la Masia se han ganado su confianza.

Es lógico que las empresas quieran Guardiolas, éxito y excelencia, pero los que debemos ser Guardiolas también queremos que nuestras empresas sean Barças y apoyen nuestras ideas, nos den confianza, así como recursos humanos y materiales, para llevarlas a cabo.

Inspirado por Lecciones de Brawn GP, Gómez Rubí, A.

Anuncios

8 pensamientos en “Se buscan Guardiolas

  1. Pingback: Tweets that mention SE BUSCAN GUARDIOLAS « El blog de Jordi Bosch Díez – Cápsulas de curiosidades -- Topsy.com

  2. Estoy de acuerdo! Creo que, a muchos de nosotros, motivación y ambición para ser “Guardiolas” no nos falta, pero necesitamos esa oportunidad, ese voto de confianza, etc. Ah! Y para “sentir compromiso y los colores de la empresa”, la comunicación interna es fundamental. Aquí estamos! 😉

  3. Como bien indicas siempre hay “guardiolas” tratándose de aprovechar la parte que les interesa de la historia. En fon los revisionistas seran siempre revisionistas…

    • Saludos, Decano!
      Supongo que hay mentalidades que son muy difíciles de cambiar. Eso sí, el éxito de algunas nuevas propuestas, como Google o el auge de las redes sociales está obligando a muchos a cambiar el chip.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s