Leer para correr

“Correr es de cobardes”. Este comentario, dicho en tono jocoso, es una de las típicas bromas que se suele hacer a los aficionados a las carreras de fondo para insinuarles de manera poco sutil que hay cosas mejores que hacer en la vida. Sin ir más lejos, yo mismo, hijo de maratoniano, pensé durante años que correr no tenía mucho sentido sino había de por medio dos equipos, dos porterías y un balón al que chutar.

Años después, en Berlín, me acostumbré a correr siguiendo la orilla del Landwehrkanal, hasta enlazar con la del río Spree y continuar hasta perderme por la inmensidad de la selva urbana del Treptower Park. Desde entonces, correr se ha convertido en una actividad importante y liberadora para mí y, a juzgar por el creciente número de amigos, conocidos y corredores que actualmente entrenamos por las calles de Barcelona, la fiebre del correr es altamente contagiosa.

Fotografia d'un corredor

“En moviment” de Traveller Su

Curiosamente, durante 2010 esta fiebre llegó al sector editorial y aparecieron varios títulos con las carreras de fondo como eje central. ¿Será que hay más corredores que leen? ¿O más lectores que corren? Seguramente ambas. Correr es una experiencia personal e intransferible, y tener la oportunidad de aprender de quienes tienen más sabiduría en su cabeza y más kilómetros en las piernas, siempre se agradece. Por eso me gustaría destacar tres títulos con los que he disfrutado mucho, que se leen con la facilidad de un ameno paseo dominical, pese a que describen pruebas de una longitud y una dureza extrema.

“De qué hablo cuando hablo de correr” son las memorias atléticas de Haruki Murakami, el escritor japonés más internacional, al que jamás me hubiera imaginado corriendo hasta que el libro cayó en mis manos. Con una prosa sencilla y próxima, Murakami ofrece una visión literaria e introspectiva de las carreras de fondo, repasa anécdotas de su trayectoria literaria y atlética y establece constantes paralelismos entre la actividad de escribir y la de correr, cargándose, de paso, el tópico del escritor noctámbulo y fumador.

“Correr”, del autor francés Jean Echenoz, permite al lector ponerse en las piernas de Emil Zátopek, uno de los corredores de fondo más legendarios de todos los tiempos. Este atleta checo apodado “La locomotora” barrió a todos sus rivales de las pistas durante la década de los 50. Campeón olímpico en los JJ.OO de Helsinki de 1952 en las disciplinas de 5.000 m, 10.000 m y maratón, entre otras hazañas, fue el icono propagandístico perfecto del régimen comunista checo. Pero sus convicciones políticas, le causaron problemas con las autoridades y le acabaron relegando a su mayor estrella al “rango” de barrendero.

“Correr per ser feliç”, del célebre periodista deportivo y maratoniano Arcadi Alibés es el menos literario y el más deportivo. Un manual ideal para el corredor novato y también para el de toda la vida. El libro relata en un tono muy familiar las vivencias atléticas de Arcadi, que antes de la fecha de publicación, estaba a punto de correr su maratón número: ¡100! Además, destina algunos capítulos a dar consejos útiles a los corredores para enfrentarse a su primera maratón con garantías de éxito.

Después de leer que hay quien se levanta a las 5:00 de la mañana para salir a correr (Murakami), es capaz de correr cinco maratones en cinco fines de semana consecutivos (Alibés) o podía correr 20 km por la nieve calzando botas militares (Zátopek), me he convencido de que correr quizás sea de locos, pero no de cobardes. Quien corre no siempre huye, quizá está persiguiendo algo: un sueño, sus límites o su capacidad de mejorar día a día.

Para mí, todavía lejos de poder afrontar distancias tan largas, el ejemplo de estos tres maratonianos es una buena fuente de motivación para derrotar a la pereza, calzarme las zapatillas y salir a correr, sin duda, el momento más duro del entrenamiento. Y es que hasta el campeón de maratón de Japón le confiesa a Murakami, que hay días en los que también preferiría quedarse en la cama.

Portada "De qué hablo cuando hablo de correr"   Portada " De qué parlo quan parlo de córrer"     Portada: "Correr" de Jean Echenoz    Portada " Córrer per ser feliç" Arcadi Alibés

Anuncios

7 pensamientos en “Leer para correr

  1. Yo también era de las que decían que “córrer por córrer” era tontería y que prefería practicar otros deportes. Ahora, ya hace un par de años que empecé y cada vez me gusta más. La mayoría tenemos trabajos muy sedentarios y salir a correr de manera habitual te permite hacer ejercicio físico al aire libre y gratis. Desconectas, te relajas y, si participas en alguna carrera de vez en cuando, te motivas todavía más. ¿Qué más quieres?
    Parece que es un deporte que se está popularizando cada vez más. Incluso hay un boom de libros sobre el tema. O quizás es que ahora me fijo más.
    Me gustó el libro de Murakami, aunque estoy muy muy lejos de su espíritu de sacrifico y superación.
    Eso sí, yo también he contagiado a una persona esta fiebre por córrer.

    • Totalmente de acuerdo, para mí es una buena forma de desconectar. Además, apuntarse a carreras de vez en cuando es un buen gancho para entrenar y ponerse a prueba.

      A ver cuál será la próxima!

  2. Ya corro más o menos a menudo desde hace ya 12 años pero de momento yo también estoy aumentando bastante mis kilómetros semanales. ?Por qué? Porque, como también ha dicho Su, es para crear un equilibrio del cuerpo: estoy sentado casi todo el día, primero en la oficina después en el bar (ya que en Berlín hay que sentarse :-() Así casi se ve la barriga crecer.
    Y la verdad se convierte en una adicción porque puedo variar muchísimo en muchos ámbitos: de camino, con o sin música, tomo o no el tiempo para el recorrido o una parte y mucho más. Y lo que más me gusta son las observaciones que hago y los pensamientos que tengo. Para mi es mas que nada una fuente de inspiración para la vida cotidiana.
    Tema libros: En Alemania existe una serie de libros de Achim Achilles (escribe sus historias de cursas berlinesas también en el sitio Internet http://www.spiegel.de/thema/achilles_verse/) y me muero de risa. Tiene soluciones para todos los problemas, como sobre toda la ropa de mal olor en el piso, de la lucha contra los chulos con el equipamiento más moderno, como se motiva para la maratón y mucho más. También muestra que los que corren son más locos que cobardes o lo que sea.
    Pero queda un deporte bastante solitario porque puedes correr con tu mejor amig@ que tiene el mismo ritmo y la misma velocidad pero las sensaciones no las puedes compartir exactamente. Para eso tienes que volver al bar, porque se necesita un equilibrio.

    • Hola Torsten,

      Qué alegría verte por aquí. A mí una de las cosas que más me gustan de correr es dejar que la cabeza se libere y vaya por donde quiera. Es verdad que hay cosas que van a rachas, a mí ultimamente me va mejor correr sin música, prefiero escucharla en el bar 🙂

      Le echaré un vistazo a Achim Achilles, suena muy interesante.

  3. Ayer mientras merendaba, puse la radio y hablaban de un tío que en el año 2010 había corrido una marathon cada día. Por cierto, para merendar me comí una brownie y un café con leche.

  4. Pingback: MIS ÚLTIMOS SANT JORDI « CapCuriós, el blog de Jordi Bosch Díez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s